Como solucionar tirones en juegos en Xeon

Seguro que, en ocasiones, te has encontrado con que sufres de algunos tirones mientras juegas en tu ordenador.

Rápidamente, has intentado monitorizar los fotogramas por segundo (FPS) que obtienes, y observas que parece haber una adecuada cifra que se ajusta correctamente a la tasa de refresco de tu monitor (los hercios, o “Hz”).

Entonces, ¿por qué sigues teniendo esa sensación de “lag” o de tirones?

A continuación, te explicamos uno de los posibles motivos que podrían estar causando esta precaria experiencia de juego.

Índice de contenidos

Tirones juegos en Xeon o portátiles

Aclaración importante.

Es necesario tener en cuenta que estos tirones o “lag”, así como otros efectos visuales como el “tearing” o el “stuttering”, pueden estar causados por diversos motivos y no siempre dependerá de la causa que exponemos aquí.

En este artículo, nos centraremos en un factor concreto que, de hecho, se aplica a un hardware muy específico del socket 2011-3 que ha sido modificado mediante un procedimiento para desbloquear las frecuencias turbo (TBU).

Aun así, puedes probar la alternativa que exponemos y ver si surte algún efecto. Si no te funciona, siempre puedes revertir los cambios realizados.

Si esto te ocurre en un ordenador de sobremesa con componentes más modernos como un procesador Intel de 10ª generación pareado con una tarjeta gráfica Nvidia RTX de la serie 2000, por ejemplo, es muy probable que se deba a otros factores y no a la solución que proponemos en este artículo.

Sin embargo, si esto te ocurre en un ordenador portátil “gaming” que tiene un hardware potente y actual como el detallado en el párrafo anterior, en este caso, es posible que el arreglo que mencionamos sí te resulte de ayuda, aunque deberías mantener enchufado tu portátil a la corriente cuando quieras exigirle mayor carga de trabajo y utilices un perfil de energía que priorice el rendimiento a costa de un mayor consumo.

Tearing y Stuttering

Se estima oportuno explicar superficialmente en qué consisten estos términos, con el objetivo de que el usuario comprenda a qué nos referimos.

El Tearing es un artefacto visual que surge cuando la tarjeta gráfica renderiza más fotogramas por segundo de los que la pantalla puede mostrar.

De este modo, la tarjeta gráfica envía el siguiente fotograma cuando el monitor aún sigue mostrando el anterior, lo que suele ocasionar la aparición de una línea horizontal que parece dividir la pantalla en dos secciones, aunque lo que realmente ocurre es que en una zona permanece el fotograma antiguo, mientras que en la otra se muestra el siguiente de manera anticipada.

Por suerte, esto no produce tirones y no afecta normalmente a la fluidez.

¿Qué es el stuttering en los juegos? Así puedes solucionarlo?

El Stuttering, por el contrario, es un fenómeno visual que ocurre cuando la tarjeta gráfica no genera los suficientes fotogramas como para cubrir la tasa de refresco de nuestro monitor.

En este caso, se produce una carencia que provoca que el monitor muestre dos veces el mismo fotograma debido a que la tarjeta gráfica no ha logrado renderizar el siguiente, por lo que el monitor queda a la espera de la llegada del nuevo fotograma mientras sigue mostrando el anterior.

Por supuesto, el usuario notará este breve incidente como un tirón.

Este artefacto será el que está más relacionado con el tema a tratar en este artículo.

Microstuttering

En nuestro caso, hablaremos de “microstuttering”, que es lo mismo que el stuttering, aunque se produce de manera más repetida y los tirones no son tan pronunciados, pero se notan lo suficiente como para ser molestos y obstaculizar la experiencia de juego.

¿Qué es el “Frametime”?

Antes de comenzar, es pertinente aclarar el concepto de “Frametime”, que será el valor que tomaremos como referencia para detectar los tirones y monitorizar la fluidez con que se representa el juego.

“Frametime” es una palabra compuesta: “Frame” significa fotograma, y “time” equivale a tiempo. Por tanto, el Frametime se define como el tiempo que transcurre desde que se muestra un fotograma en pantalla hasta la aparición del siguiente.

Este tiempo entre fotogramas se mide normalmente en milisegundos.

¿Qué ocurre durante los tirones?

Imaginemos que, durante nuestra sesión de juego, obtenemos 60 FPS, siendo una cifra perfecta para un monitor de 60 Hz.

En base a esto, cuanto mejor repartidos estén esos 60 fotogramas a lo largo de un segundo, mayor fluidez notaremos; es decir, contando con que la cifra de FPS sea decente, si la cantidad de milisegundos entre fotogramas es similar en todos los casos, tendremos una experiencia de juego agradable y fluida.

Sin embargo, si contemplamos un Frametime distorsionado, sufriremos estos tirones. Un ejemplo de ello sería el siguiente.

MSI Alterburner frametime frame distorsionado

Cada pico de esta gráfica representa el tiempo que pasa desde un fotograma a otro, por ello, un pico muy pronunciado indica que ha habido un tirón (stuttering o microstuttering), es decir, un tiempo excesivo entre dos fotogramas.

De este modo, si tenemos 60 FPS en los que encontramos variaciones muy bruscas de milisegundos entre las diferentes presentaciones de los fotogramas, es decir, muchos de los mencionados picos, veremos perjudicada nuestra experiencia de juego.

Por otra parte, si conseguimos una gráfica lo más plana posible, esto significa que el tiempo entre la aparición de los distintos fotogramas será similar y casi exacto en todos los casos, por lo que podremos disfrutar de una experiencia de juego fluida.

MSI Afterburner frametime frame juego estable

En esta imagen se muestra un ejemplo del Frametime estable que se acaba de describir.

Existen diversas herramientas que permiten monitorizar el Frametime.

En nuestro caso, utilizaremos el programa MSI Afterburner, el cual nos facilita la lectura de este valor, entre otros muchos.

¿Por qué el procesador no alcanza las frecuencias turbo?

Llegados a este punto, como podrás imaginar, vamos a retomar la plataforma x99 junto a nuestros famosos Xeon V3 y su conocido TBU.

Si eres un usuario de este hardware y has instalado correctamente una BIOS con TBU en tu sistema, seguramente habrás observado que, bajo ciertas cargas de trabajo, tu procesador Xeon no alcanza las frecuencias turbo que deseamos. Veamos por qué pasa esto.

A modo de explicación, y aunque sea un argumento superficial, debemos comprender que existe una gestión energética llevada a cabo por nuestro sistema que, predeterminadamente, se encargará de permitir un mayor o menor consumo de nuestro equipo en base a la demanda de recursos requerida por los programas que se estén ejecutando en el momento.

Como es de esperar, esto afectará directamente al rendimiento y a las frecuencias en que operará nuestro hardware.

En vista de esto, si ejecutamos un programa que llegue a estresar nuestro procesador, probablemente nuestro Xeon V3 con TBU llegará a las frecuencias turbo sin pestañear.

Sin embargo, si el programa en cuestión requiere de menos recursos, la gestión energética predeterminada de Windows 10 (el plan de energía “Equilibrado”) propiciará que nuestro Xeon permanezca trabajando a frecuencias más comedidas e incluso propias de un estado de reposo.

Realmente esto es bueno, pues está pensado como un sistema eficiente; pero, por desgracia, a veces perjudica nuestra experiencia de usuario.

Por supuesto, el Frametime siempre estará directamente influido por el rendimiento de nuestra tarjeta gráfica, aunque en el caso que nos atañe hoy, ésta no es la culpable de un Frametime precario, sino que lo sería el procesador debido a que no estaría proporcionando la suficiente información por el hecho de estar operando a unas frecuencias inferiores.

Esto, por ejemplo, puede ocurrir con juegos más antiguos que requieren de menos recursos para funcionar. Y sí, aunque estos títulos puedan tener sus años, actualmente se siguen jugando mucho, por lo que el pequeño truco que explicaremos en el siguiente apartado nos ayudará a mejorar nuestra experiencia en este hardware concreto (plataforma x99 y Xeon V3 con TBU).

Caso 1. Counter Strike: Global Offensive (CSGO)

Un claro ejemplo de lo explicado hasta ahora.

Como se observa en la siguiente imagen, el Frametime que obtenemos es bastante pobre, llegando a originar una tasa de FPS inferior a la que podría ser obtenida con este hardware.

frametime csgo con plan energia equilibrado

Esto se debe precisamente a que, tal como se puede ver en el gráfico que muestra el porcentaje de uso en los hilos del procesador, la demanda de recursos es ínfima para la potencia bruta que puede brindar este hardware.

Por ello, el sistema mantiene las frecuencias bajas y esto acaba ocasionando los tirones que se observan en el Frametime de la derecha.

¿Qué ocurre si cambiamos el plan de energía al de “Alto rendimiento”?

En efecto, tal como se ve en la siguiente fotografía, mejoramos nuestra experiencia de juego estabilizando el Frametime e incrementando la tasa de FPS.

frametime csgo con plan energia alto rendimiento

Ahora, aunque la demanda de recursos sigue siendo prácticamente la misma, nuestro procesador puede alcanzar las frecuencias turbo gracias a que el sistema le permite consumir más energía independientemente de la carga de trabajo que exista y, obviamente, dejando un poco de lado el concepto de “eficiencia energética”.

Caso 2. Rocket League.

Un caso parecido al anterior, aunque menos notorio.

Poco hay que decir en otro ejemplo muy similar al descrito unas líneas más arriba.

frametime rocket plan energia equilibrado

A continuación, se aprecia el Frametime con el plan de energía “Equilibrado” y el procesador operando a bajas frecuencias.

A partir de aquí, si aplicamos la configuración de “Alto rendimiento”, ocurre algo parecido al caso anterior, obteniéndose mejor Frametime y ganando en fluidez.

frametime rocket plan energia alto rendimiento

Caso 3. Call of Duty: Warzone.

Este último caso servirá para ilustrar un ejemplo distinto a los anteriores, pues el juego en cuestión realiza una demanda de recursos tan elevada, que el sistema llevará al procesador hasta sus frecuencias turbo incluso durante el plan de energía “Equilibrado”.

Así, tal como se puede ver en las siguientes imágenes, el rendimiento de nuestro equipo de sobremesa no sufrirá modificaciones al cambiar el plan “Equilibrado” por el de “Alto rendimiento”.

frametime warzone plan energia equilibrado

De hecho, si nos fijamos en los porcentajes de uso mostrados en la captura anterior, apenas difieren de aquellos que se observan en la siguiente fotografía.

Asimismo, el Frametime y la tasa de FPS son prácticamente idénticos.

frametime warzone plan energia alto rendimiento

Por supuesto, la gestión energética descrita puede ser modificada manualmente por el usuario. Te explicaremos cómo hacerlo en la siguiente sección de este artículo.

Solución tirones en juegos

A continuación, se muestran diferentes maneras de acceder a la configuración de energía de Windows 10 con el propósito de aplicar este sencillo reajuste que puede ayudar a solventar los tirones en diversos juegos.

Opción 1. Cambiar plan energía rápido.

Paso 1. En primer lugar, deberemos hacer clic sobre el buscador de Windows 10 para escribir la palabra “energía”, y haremos clic sobre la primera opción llamada “Editar plan de energía”.

paso 1 buscador windows editar plan energia

Paso 2. Tras esto, aparecerá el siguiente menú, en el que deberemos hacer clic sobre el apartado “Opción de energía” ubicado en la zona superior de esta ventana.

paso 2 opciones de eneriga windows 10

Paso 3. Una vez aquí, habremos accedido finalmente al lugar en el que deseamos realizar nuestros cambios.

paso 3 plan predeterminado plan energia windows 10]Como se ha detallado anteriormente, el plan de energía “Equilibrado” es el que viene seleccionado de manera predeterminada en Windows 10 y deberemos cambiarlo.

Un poco más abajo encontraremos un desplegable llamado “Mostrar planes adicionales”, y si lo abrimos hallaremos la opción de “Alto rendimiento”.

Paso 4. Si deseamos obtener total provecho de nuestras frecuencias turbo mientras ejecutamos estos escenarios concretos en los que no lográbamos alcanzarlas, deberemos seleccionar esta opción de “Alto rendimiento”.

paso 4 plan alto rendimiento windows 10

Opción 2. Cambio plan energía

Paso 1. Para comenzar, deberemos hacer clic sobre el botón de inicio de Windows 10, tras lo que se abrirá un menú en el que seleccionaremos “Configuración”.

paso 1 boton windows y configuracion

Paso 2. Una vez abierta la ventana de “Configuración”, nos dirigiremos hasta el apartado de “Sistema”.

paso 2 pestaña sistema windows 10

Paso 3. Una vez dentro del menú de “Sistema”, deberemos ubicarnos en la parte izquierda de la pantalla con el propósito de hacer clic sobre la opción de “Inicio/apagado y suspensión”.

paso 3 inicio-apagado y suspension

Paso 4. Tras el paso anterior, ahora nos desplazaremos hacia la parte derecha de esta ventana para hacer clic sobre “Configuración adicional de energía”.

paso 4 confirguracion adicional energia

Paso 5. A partir de aquí, se debe proceder según se dicta en los pasos 3 y 4 de la opción 1 explicada anteriormente.

Comentario final y agradecimientos

Esperamos que este pequeño y sencillo remedio te haya servido de ayuda.

Y recuerda que la fluidez con la que tu equipo desempeña su trabajo no siempre depende de esta solución, sino que en diversas ocasiones puede deberse a otros factores y variables no relacionados con lo que hemos tratado hoy aquí.

Dicho esto, si tienes un problema similar y llevas a cabo el cambio del plan energético de tu sistema, pero no obtienes el resultado esperado, te invitamos a revertir el cambio y seguir investigando. ¡Mucha suerte!

Agradecimientos:

Redacción del artículo:

Agradecer la redacción de este artículo a @Jesusillo del Canal de telegram Xeon España.

Respuestas rápidas tirones juegos

Como hemos comentado, las causas de tirones en juegos pueden ser muy diversas y deberse a otras causas distintas de las descritas en este artículo.

Relacionamos brevemente algunas de estas:

Actualizaciones de Windows 10 pueden provocar peor rendimiento en juegos

Es algo que en ocasiones se produce, así esta es una de las causas que puedes observar si tienes tirones en los juegos.

Por ejemplo se constató que a algunos usuarios con la actualización KB5001330 de Windows 10 podría estarle causando bajadas de rendimiento notables en los juegos.

Un trabajador de Nvidia comenta que una solución es volver a la versión KB5000842.

¿Qué es el stuttering y cómo puede arreglarse?

Como hemos comentado en este artículo, entendemos stuttering como un problema de sincronización de refresco entre gráfica  y monitor.

Este defecto se interpreta por muchos usuarios a cualquier causa que de forma general produce la caída de los frames en un juego.

Cuellos de botella en el sistemaEn nuestro artículo sobre cuellos de botella puedes encontrar los motivos y como calcular que gráfica puedes montar en tu equipo o si la que tienes en inadecuada.

Escasa memoria RAM o VRAM de la gráfica

La falta de memoria RAM en un ordenador será motivo de que Windows tire de disco duro para seguir procesando datos.

Para ello deberemos liberar memoria RAM cerrando los procesos (tareas y aplicaciones) en segundo plano.

Recordemos que hay que cumplir con los requisitos mínimos para la instalación del sistema operativo y los programas o juegos.

Así aunque Windows requiera un mínimo de 1GB para la versión de 32 bits y 2GB para la de 64, lo mínimo recomendado serán 3GB, si bien ya los equipos traen 8 GB que se ha convertido en el estándar que llegan a ser suficientes, si bien para tareas específicas se requieren 16, 32 incluso 64 GB.

Problemas con el motor gráfico del juego

Algunos juegos tienen problemas al llegar a su límite de frames, se soluciona limitando este número o con alguna actualización.

Drivers de la tarjeta gráfica no actualizados

Es necesario mantener actualizados los drivers de la gráfica ya que los nuevos nuevos juegos de forma general vienen acompañados de nuevas versiones y requieren de los últimos drivers que evitarán posibles problemas de versiones más antiguas.

Elevada de temperatura en los componentes

La mayoría de los componentes de tu equipo y sufren de altas temperaturas, será causa de fallos y bajada de rendimiento.

Los componentes tienen mayor rendimiento a temperaturas adecuadas, por lo que hay que cuidar este aspecto como bien sabemos.

Procesador con poco número de núcleos/hilos

Un procesador con escaso número de núcleos e hilos será motivo de que Windows no pueda ejecutar holgadamente programas o juegos  debido a la falta de número de hilos de proceso que suelen ser necesarios cuando tenemos procesos en segundo plano.

Deja un comentario

ENTRADAS RELACIONADAS